Seguridad en el trabajo con motosierras

El trabajo con motosierras y podadoras motor no está exento de riesgos: algunos pueden ser leves, y otros podrían ser letales. Por ello, es fundamental que extremes las precauciones a la hora de manipular estas máquinas que, si bien son unas herramientas muy útiles, su uso indebido o imprudente podría entrañar cierto peligro para tu salud y para quienes las manipulan contigo.

Los riesgos de las motosierras

Estas herramientas son muy potentes, y son aptas para realizar trabajos relacionados con el corte de la madera; sin embargo, todo este tipo de tareas conlleva un riesgo evidente para tu integridad física, por los motivos detallados a continuación.

El peso: elevado y continuo

Las motosierras y las podadoras son máquinas cuyo peso es relativamente alto, por lo que es perfectamente factible que puedas cometer errores durante su manipulación: los brazos se te acabarán cansando después de estar un tiempo sujetándolas y trabajando con ellas, lo que puede dar lugar a que sufras lesiones de sobrecarga muscular en la espalda, en los hombros y en los propios brazos.

Por otra parte, si no eres lo bastante preciso en tus cortes, y no eres capaz de ejercer la fuerza de corte necesaria en cada momento, la espada dentada de la motosierra podría abandonar su trayectoria y seccionar lo que no debe. Si lo único que se daña ahí es otro trozo de madera, las consecuencias no son graves, pero si la motosierra pierde su equilibrio al chocar con un elemento indeseado, podría llegar a girarse e impactar contra ti o contra alguien que se encuentre cerca.

La espada: fuerte y afilada

Existe un riesgo evidente de que sufras cortes en las manos: los pueden causar tanto las virutas de madera que salen despedidas como consecuencia de la fricción, como la propia espada metálica al salirse accidentalmente de su trayectoria durante el trabajo, o simplemente si no se ha apagado la motosierra o no se ha cubierto con una funda protectora cuando no estés operando con ella.

Asimismo, tan peligrosa es una hoja muy afilada como la que no lo está: las espadas insuficientemente afiladas tenderán a desgarrar irregularmente la madera en lugar de cortarla siguiendo la trayectoria deseada. No pasa nada grave porque la peor parte se la lleve la madera, pero una vez más, lo importante es tu integridad física: si la espada no está lo bastante afilada, la fuerza que ejerzas en el corte tendrá una fuerza de rebote irregular, que podría hacer que pierdas el equilibrio o la sujeción de la motosierra.

Las virutas de madera: abundantes y disparadas

También has de estar atento a los impactos causados por las propias virutas residuales, que pueden salir despedidas hacia ti e impactar en tu cuerpo o en tu cara; pueden causar lesiones de diversa índole en el rostro, fundamentalmente en los ojos, que son la parte más delicada, aparte de cortes o abrasiones en las piernas o en el torso.

El gran problema de las virutas de madera es que su trayectoria podría ser impredecible, sobre todo si estás cortando una madera cuyas vetas no sigan un patrón uniforme: ten siempre presente que una viruta de madera es un objeto muy afilado y que puede hacerte mucho daño si impacta contra tu piel o, lo que es peor, contra tus ojos.

Los trozos de madera: pesados y difíciles de manejar

Cuando utilices motosierras y podadoras para realizar cortes de grandes masas de madera, vas a estar expuesto a sufrir traumatismos causados por el desprendimiento de trozos de madera, troncos o ramas, si no eres cauto a la hora de adoptar una posición óptima para realizar las secciones.

Los trozos de madera que se desprendan podrían impactar sobre tus pies o sobre tu cabeza, y te pueden hacer mucho daño, ya que la madera es, por definición, un material bastante pesado. Como consecuencia de los cortes, podría desprenderse un trozo especialmente voluminoso, muy difícil de manejar y potencialmente peligroso.

El ruido: intenso y peligroso

El elevado volumen de decibelios que podría alcanzar el ruido de la motosierra puede ser muy perjudicial para el oído: si bien a corto plazo no entraña un riesgo elevado, una exposición prolongada a niveles elevados de ruido podría dañar tus tímpanos y producir sordera a largo plazo.

Si bien los trabajos forestales con motosierras han de realizarse, por definición, al aire libre, el hecho de que te encuentres en un espacio abierto y libre de ruidos no significa que el impacto auditivo causado por la motosierra vaya a reducirse. Normalmente, el sonido de las motosierras alcanza los 120 decibelios, los mismos que el sonido de un trueno, por lo que puedes imaginar fácilmente el impacto que esto tendrá sobre tus oídos.

 

Medidas y consejos de prevención de riesgos

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos afirma que unas 36 000 personas acuden cada año a los servicios de emergencia de los hospitales por heridas causadas por motosierras. Como dice el dicho castellano, es mejor prevenir que curar: todos y cada uno de los riesgos descritos se pueden evitar si tomamos estas medidas de seguridad en el manejo de motosierras:

Verificar el funcionamiento

Esto no es evidente: muchos accidentes se producen porque no se ha testeado previamente el correcto funcionamiento de la motosierra, de la cual esperas un comportamiento y una respuesta en concreto. Cuando la acabas de comprar y trabajas con cierta regularidad con ella, podrías acabar cayendo en un exceso de confianza y no revisar todo lo que deberías; por otra parte, si el uso es ocasional y la motosierra pasa largas temporadas sin utilizarse, podrías no comprobar su funcionamiento por descuido o por olvido.

Trata siempre de comprobar el correcto funcionamiento de tu motosierra antes de ponerla en marcha: a la menor sospecha de que algo no va bien, no continúes el trabajo y ponte en contacto con tu distribuidor o con el servicio técnico de la marca.

Utilizarla solo para su uso designado

Quizá no debería hacer falta recalcarlo, pero cuando tienes una motosierra entre las manos, estás manipulando una espada dentada motorizada capaz de seccionar superficies muy duras, incluso troncos de árbol. No pierdas esto de vista y no intentes utilizar una motosierra, desbrozadora o podadora para otro propósito que no sea el que el fabricante haya previsto para ella.

Aunque la fuerza que pueden llegar a ejercer las motosierras sea significativamente alta, no será buena idea tratar de seccionar metales, ladrillos, piedra o pladur con un producto que está pensado exclusivamente para la madera: no solo podrías dañar la espada y la cadena de la motosierra, sino que podrías perder fácilmente la estabilidad y provocar un accidente mientras realizas el corte.

Llevar elementos de protección en el cuerpo

Hemos constatado los riesgos existentes cuando se manipula una motosierra, y el cuerpo humano es potencialmente muy frágil frente a estas situaciones. Es por ello por lo que debes disponer de productos de protección para todas las zonas de tu cuerpo que sean susceptibles de ser dañadas, a saber: casco, guantes, gafas, calzado y ropa a prueba de impactos, cortes o abrasiones.

Ten en cuenta también que la mayoría de los accidentes ocurren por pequeños descuidos o imprudencias, fruto del exceso de confianza o de no prestar toda la atención a la tarea que se está realizando: por mucha experiencia que tengas en el trabajo forestal, no te confíes y equípate siempre para protegerte de situaciones imprevistas.

Concentración y fuerza suficientes

La actividad de cortar madera con una motosierra requiere de movimientos fuertes y precisos: si estás cansado o no te encuentras con la suficiente entereza física y mental, tarde o temprano podrías cometer un error y perder el equilibrio, fallar en la sujeción o errar en la trayectoria de la sección y que, como consecuencia, suceda un accidente. La cabeza fría y las manos firmes son la clave para realizar estos trabajos.

Debes acometer esta tarea cuando estés lo suficientemente descansado físicamente, así como mentalmente despejado. No cojas la motosierra si tienes algún problema de salud, si no has dormido bien, si te sientes irritado o frustrado por algo, si estás tomando alguna medicación que produzca somnolencia o si estás bajo los efectos del alcohol: de esta forma, podrás estar seguro de que vas a reducir las posibilidades de que algo salga mal.

Correcta posición corporal

Es muy importante que tu cuerpo adopte una posición que optimice el trabajo de corte, y que te permita estar lo más relajado posible mientras manipulas la motosierra. Cuanto mayor sea la distancia que haya entre tu cuerpo y tus brazos, menor será la fuerza que podrás ejercer sobre un objeto que sujetes con tus manos.

Esta situación se agravará si, además, los brazos se encuentran por encima de los hombros (ya que tus hombros tendrán, además, que sostener el peso de tus brazos). Intenta mantener una postura correcta: sujeta la motosierra con ambas manos, con los brazos semiflexionados, y siempre por debajo de los hombros.

Reducción del contragolpe

Según el principio físico de acción y reacción, toda la fuerza que ejerzas en una dirección volverá a ti en la dirección contraria: tendrás que hacer frente al efecto rebote de la fuerza de la espada.

Para contrarrestar esta circunstancia, intenta utilizar una espada de contragolpe reducido, con una cadena de bajo contragolpe y un freno de cadena.

Protección de la motosierra

Cuando no la estés utilizando, recuerda siempre cubrir la cadena y la espada de la motosierra con su funda protectora, así como apagar el motor. Será de especial importancia cuando la transportes de un lugar a otro, bien con tus manos, bien en un vehículo.

En este caso, además, debes tratar de sujetar la motosierra para que no se vuelque y no dañe a nadie ni impacte con otros objetos: ten en cuenta que, si la motosierra funciona con combustible, este podría derramarse al volcar.

Carga correcta de la gasolina

Para este modelo de motosierra, espera al menos unos 30 minutos después de apagarla, antes de rellenar su depósito de combustible.

No olvides retirar la tapa despacio y manteniendo tu cara alejada de la boca de llenado, ya que la presión existente en el interior del depósito podría lanzar gas muy caliente al exterior.

Cuidado en el entorno

La gasolina es inflamable, por lo que debes evitar fumar mientras la manipulas o estás cerca de ella, así como no utilizarla en interiores (ni en un garaje con el portón abierto): es un producto pensado para ser utilizado exclusivamente en un espacio abierto en el exterior, y debes mantener la motosierra en todo momento alejada de otras personas u objetos que puedan resultar dañados por ella.

Orientación de la fuerza de corte

Aunque esta cualidad se obtiene con la experiencia, hay mucho sentido común aplicable aquí. Por ejemplo, si estás talando un árbol, colócate en el sentido contrario del punto sobre el que estés ejerciendo mayor presión, y así evitarás que el tronco te caiga encima.

Esto es válido también para tableros gruesos que cortes sobre una mesa: trata de predecir la trayectoria que seguirán los trozos de madera que se desprendan, y así evitarás ser golpeado por ellos.

Mantenimiento y recambios adecuados

El mantenimiento de una motosierra es muy importante para que siga ofreciendo sus mejores prestaciones, así como para evitar situaciones fortuitas y accidentes.

Te recomendamos que dispongas de varias cadenas de repuesto correctamente afiladas, y de conformidad con el modelo de tu motosierra: contacta con tu distribuidor habitual o consulta las especificaciones del fabricante, para tener siempre acceso a los repuestos originales de la marca.

 

Productos de protección para el uso de las motosierras

Para realizar una correcta manipulación de la motosierra durante tus trabajos, debes disponer del equipo de protección adecuado porque, como puedes ver, el riesgo es real.

Guantes

El uso de guantes es fundamental: no olvides que estás haciendo un trabajo físico con tus propias manos, y no solo van a estar expuestas al impacto de las virutas de madera o a un cambio de trayectoria de la espada, sino que también correrás el riesgo de que se te resbale la motosierra por culpa del sudor de la palma de la mano. Los guantes han de ser antideslizantes y facilitar el agarre de la motosierra, además de contar con considerables refuerzos en los dedos para prevenir los daños por cortes.

Auriculares

También es importante que dispongas de protección acústica frente al ruido proveniente de la motosierra. Aunque puedes utilizar simplemente tapones para los oídos si usas la motosierra ocasionalmente, te recomendamos que utilices cascos auditivos cuando tu exposición sea prolongada y continuada, ya que confieren una protección superior.

Pantalla para los ojos

Los ojos pueden sufrir el impacto de las virutas de madera que se desprenden durante las secciones, por lo que debes contar con elementos de protección para ellos: lo mejor es utilizar un método de protección que abarque todo el rostro, como rejillas y pantallas. También existen gafas protectoras, que preservan solamente los ojos.

Casco

En este tipo de tareas, estás expuesto a que una rama o un tronco que estés talando impacte sobre tu cabeza al caer al suelo. Por ello, equípate siempre de un buen casco, porque un golpe en la cabeza puede resultar fatal. Además, muchos de los cascos disponibles actualmente en el mercado ya incluyen una diadema ajustable con auriculares de protección, y una visera que actúa como pantalla para el rostro.

Calzado

No descuides tus pies: dado que el trabajo con motosierras se realiza en exteriores, y los elementos que pueden impactar sobre tus pies son numerosos (y, en ocasiones, pesados), te recomendamos que te calces unas buenas botas forestales: este tipo de calzado destaca por ser muy robusto, ya que tiene que poder proteger los pies de impactos potencialmente violentos. Estas botas suelen ser muy rígidas, y llevan refuerzos especiales tanto en la suela como en la puntera y el talón.

Mono

Las piernas y el tronco también han de estar correctamente preservados ante impactos, abrasiones y cortes mientras trabajas con la motosierra: existen monos, petos y pantalones especiales, cuyos revestimientos están hechos con materiales pensados para amortiguar y minimizar los posibles daños que puedan sufrir mientras cortas madera. También deben estar dotados de compartimentos suficientes para que guardes tus herramientas y efectos personales, así como disponer de correas y cintas para sujetarse correctamente.

Arnés

Los arneses están pensados para que se reparta el peso de la motosierra: de esta forma, evitarás sufrir sobrecargas musculares en los brazos, los hombros y la espalda, como consecuencia de sujetar en vilo la motosierra. Paralelamente ganarás en seguridad, ya que los arneses te ayudarán a completar el trabajo de corte de madera más descansado: por consiguiente, es muy posible que completes la tarea con una mayor precisión y en menos tiempo.

 

Como has podido comprobar, las motosierras pueden ser herramientas realmente peligrosas y podrían causar situaciones fortuitas que conlleven graves lesiones: si tomas precauciones a la hora de trabajar y te proteges con el equipamiento adecuado, reducirás sensiblemente las probabilidades de accidentes.

¡Valora este contenido y ayúdanos a mejorar!
(Votos: 1 Promedio: 5)